Chris Gardner, en el Management & Business Summit, organizado por ATRESMEDIA: “El permiso para soñar es el mayor legado que me regaló mi madre”

Chris Gardner en Mabs 2016

Chris Gardner, en el Management & Business Summit, organizado por ATRESMEDIA: “El permiso para soñar es el mayor legado que me regaló mi madre”

El emprendedor, filántropo y conferenciante motivacional, a favor de las personas sin hogar en Estados Unidos, que inspiró la película de Will Smith (‘En busca de la felicidad’): “Cuando estás realmente apasionado, no existe plan B; el válido es el plan A”

El Palacio Municipal de Congresos de Madrid acoge el evento para directivos y empresarios más completo de España

Atresmedia, a través de su área de negocio Atres Business vuelve a traer a España, por segundo año consecutivo, este gran encuentro de directivos con líderes internacionales que se ha convertido en un evento de referencia tras el gran éxito obtenido en la edición pasada

Madrid, 1 de junio de 2016

Chris Gardner, el emprendedor, filántropo y conferenciante motivacional, a favor de las personas sin hogar en Estados Unidos, cuya historia inspiró la taquillera película protagonizada por Will Smith (‘En busca de la felicidad’), ha participado esta mañana en el Management & Business Summit. ATRESMEDIA, a través de su área de negocio Atres Business vuelve a traer a Madrid, por segundo año consecutivo, este gran encuentro de directivos con líderes internacionales que se ha convertido en un evento de referencia tras el gran éxito obtenido en la edición pasada. El acto está conducido por la presentadora de laSexta Noticias, Mamen Mendizábal.

Los momentos más increíbles y alucinantes son las experiencias universales: el nacimiento de un hijo, un nuevo hogar, una oportunidad de trabajo, la pérdida de un ser querido… todas estas experiencias universales que se viven de igual forma estemos donde estamos”. Con estas palabras y algún guiño al abarrotado aforo ha comenzado Chris Gardner su ponencia en lo que ha sido un discurso cargado de humanidad y mensajes motivacionales.

Mundialmente famoso tras la publicación del libro en el que relataba su historia de superación que le llevó, como padre soltero a cargo de un niño de pocos meses, de dormir en las calles a, años después, convertirse en un multimillonario al frente de una gran firma empresarial, Chris Gardner ha compartido en el MABS 2016 algunas de sus experiencias vitales y conclusiones a las que ha podido llegar a lo largo de sus 61 años de edad: “No dejes que nadie te diga lo que no puedes hacer. No son solo palabras que le digas a un niño; a veces, es algo que tienes que decir a ese que ves en el espejo cada día”.

En el inicio de su charla, Gardner ha enumerado alguna de las similitudes que encuentra hoy con la situación de EEUU al principio de los años ochenta cuando, tras perder su trabajo, se vio obligado a dormir en la calle junto con su pequeño hijo de poco más de un año: “Mi hijo no sabía que no teníamos hogar o que las veces que él comía y yo no, no era porque no tuviera hambre. No tenía por qué saberlo. Eso es lo que hace un padre”.

Si hubo algo a lo que nunca renunció Gardner fue a su hijo, no renunció a que el pequeño sintiera la presencia continua de su padre. “La decisión más importante de mi vida la tomé con 5 años: cuando sea mayor, mis hijos sabrán quién es su padre. Eso forma parte de mi genética espiritual”.

Esta afirmación de Gardner entra en conflicto directo, ha explicado, con aquellas escuelas de pensamiento que dicen que las personas son producto de su entorno. Precisamente, lo que el pequeño Chris Gardner decidió fue no parecerse en nada a su padrastro. Para este filántropo estadounidense, decisiones como esta encuentran su explicación en lo que él ha denominado como “genética espiritual”.

La genética espiritual

“Todos entendemos la genética: vas a tener los ojos de tu padre, la nariz de tu madre… y es lo que te toca. Pero el espíritu, creo que lo puedes elegir”, ha comenzado explicando. “La genética espiritual es la parte de ti que no se puede cuantificar o medir, que no se compone de ADN, pigmentación o sangre, que va más allá del entendimiento de la medicina, de la ciencia o de la tecnología. No hay nada que pueda poner el científico bajo un microscopio que diga por qué te has convertido en lo que eres como hombre o como mujer”.
Ese intangible inherente a cada persona y que, según Gardner, la configura superando el entorno con el que haya crecido, le llevó -incluso en los momentos más complejos- a acercarse a su realidad con crudeza, pero sin dejar de soñar: “La pregunta más difícil que me tenía que hacer cada día era: ¿cómo he llegado hasta aquí? Y la respuesta era muy dura: Yo he conducido hasta aquí. Pero había otra salida muy liberadora: si yo me he conducido hasta aquí, también puedo sacarme de aquí“.

En esa genética espiritual de Gardner sí que ha tenido mucha ascendencia su madre, Betty Jean Triplett: “Cada día mi madre me decía: ‘Hijo, puedes hacer y ser lo que tú quieras hacer y ser‘. No me decía que podía tener lo que quisiera. Tampoco me decía que tuviera garantías o derechos. Solo me decía que podría ser lo que quisiera ser. Para mí eso era mucho más. Esto, en esencia, es la transmisión genética de un sueño”, ha explicado sobre el gran consejo que le daba su madre y que ha marcado toda su actitud vital: “Empieza con creer que sí, que puede suceder”, así es como, según Gardner, cualquiera puede alcanzar ese sueño universal.

“Cada vez que me preguntan qué me hizo pensar en hacer la mitad de lo que he hecho, siempre pienso en mi madre, en su voz diciendo: ‘He tenido que hacer tanto con tan poco en tan poco tiempo que podría hacer cualquier cosa con nada.”, ha afirmado. De ahí que una de las frases más rotundas de su intervención haya sido: “El permiso para soñar es el mayor legado que me regaló mi madre”

Ser el mejor, practicar para serlo

Otra de las máximas a partir de las que Gardner explica su éxito es: “hagas lo que hagas, tienes que intentar ser el mejor”.
¿Qué es ser el mejor? Gardner ha explicado de una curiosa manera lo que, para él, significa ser el mejor en algo: “Si en una conversación, alguien pregunta quién es el mejor haciendo algo y nadie dice tu nombre es que aún tienes que trabajar” y ha añadido: “Si en la conversación ocurre esto mismo y no te importa que nadie diga tu nombre, sal de ahí, porque nunca vas a ser el mejor en eso”. Con este ejemplo, Gardner ha concluido: “Si en esa misma conversación, preguntan quién es el mejor y alguien a quien no le caes bien dice tu nombre, entonces eres bueno”

Tras compartir su concepto de qué es ser el mejor en un área, Gardner ha lanzado algunas ideas que articulan su receta para llegar a convertirse en el mejor: “Hay que encontrar lo que te gusta. Qué es eso que te enciende, que no puedes esperar a levantarte por la mañana para empezar a hacerlo. Yo tardé 10 años en encontrarlo”, ha confesado.

Como anécdota, Gardner ha recordado un pasaje de su infancia en el que él deseó ser un jugador de baloncesto de élite para ganar tanto dinero como aquellos de los que se hablaba por televisión. “Ese jugador va a ganar un millón de dólares, dije a mi madre. Ella me respondió: si tú quieres, también podrás ganar un millón de dólares. Aquello me dejó pensando”, ha comentado. “Mi madre me dijo también: ‘Si quieres formar parte del equipo de baloncesto, vete al gimnasio. Si quieres ser el dueño del equipo, vete a la biblioteca‘.”

Encontrar aquello que te entusiasme, querer ser el mejor en ello y practicar mucho para serlo; los ingredientes de la receta de Gardner para intentar alcanzar el éxito, pero siempre con un plan: “Cuando haces algo que te apasione, tienes que tener un plan que responda a estas cinco características: claro, conciso, atractivo, coherente y comprometido. Cuando estás realmente apasionado, no existe plan B: solo un plan A” y ha añadido con una sonrisa, “El plan B apesta”.

Que tus hijos se ganen lo que quieren ser

Por último, Gardner ha dejado a los asistentes dos mensajes que él ha aprendido como padre: “Todos los niños quieren andar con los zapatos de su padre. Lo más complicado será explicarle a tu hijo que sí, que puedes andar con tus zapatos, pero que él tiene que hacer su camino“.

En ese sentido, Chris Gardner ha apuntado un último consejo que resume bien la filosofía de vida que ha regido la historia de este emprendedor y filántropo estadounidense: “Uno de los principales retos a los que me enfrento como padre soltero es darles a mis hijos todo lo que yo no he tenido como niño. Lo que aprendí, a las malas, es que les estaba dando mejores cosas, pero no los estaba haciendo mejores. Así que aprendí a decirles ‘no’. Tienen que ganárselo ellos. Cuando vea trabajártelo te ayudaré, pero no te lo voy a dar así como así”.

Tras Gardner, el MABS 2016 contará además con otros expertos de renombre como Pierluigi Collina, Shirin Ebadi, Ken Segall, April Rinne, Cristóbal Colón, Ingrid Betancourt, Teresa Perales, Luca Cassina y Caddy Adzuba.

Una apuesta de éxito

El año pasado, 1.200 asistentes presenciaron en este foro las intervenciones de líderes como Gordon Brown, José Manuel Durão Barroso, Bill Richardson, Tal Ben Shahar, Ram Charan, Richard Gerver, Pau Garcia-Milà, Pau Gasol, David Muñoz, Juan Verde y Carlos Barrabés y Rahaf Harfoush.

Las cifras del balance del año pasado dejaron 800 conexiones de networking, 100 ideas que aplicar en los negocios para mejorar la productividad y 700 libros firmados por expertos en management, liderazgo y motivación, entre otros números.

El evento contó el año pasado con una extraordinaria promoción tanto en los canales de ATRESMEDIA como en medios especializados, así como con acuerdos con empresas y entidades, además de acciones de marketing directo. Asimismo, el foro generó una gran repercusión mediática, con más de 300 noticias relacionadas con el MABS.

En redes sociales, superó los 6 millones de impactos y logró ser los dos días trending topic en Twitter, red en la que se generaron más de 4.400 tweets.

En cuanto a la valoración de los asistentes, para el 68% las expectativas fueron superadas o plenamente cubiertas y, de una puntuación del 1 (mínima) al 5 (máxima), el 78% consideró la atención al evento con una nota del 4 y el 5.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *